Inicio / noticias / como-limpiar-el-metacrilato/222 / Noticias

Cómo limpiar el metacrilato

El metacrilato es un material muy resistente a las condiciones externas y a los impactos, pero hay que ser cuidadosos para no arañarlo y estropear su superficie. El cuidado en su manipulación es fundamental, evitando el contacto con objetos metálicos, duros o con aristas. Aun así, es muy probable que tengamos en nuestra casa o empresa artículos de metacrilato, que se acaban ensuciando.

A la hora de limpiar estos objetos, debemos hacerlo con un paño o trapo suave, preferiblemente de algodón, siempre húmedo y con una gota de jabón neutro, para las manos, o como el que podemos encontrar en algunas marcas de lavavajillas.
La limpieza en seco puede dejar marcas que estropeen la visibilidad. Recordemos que el metacrilato posee una transparencia del 92%, muy similar a la del cristal, y cualquier irregularidad se nota rápidamente.

Nunca debemos limpiar con disolventes ni productos abrasivos, y aquí debemos tener especial cuidado con la composición de los limpiacristales, y otros productos de limpieza del hogar.

¿Qué pasa si al manipular el material o limpiarlo se produce un arañazo?

El metacrilato tiene diversas maneras de ser reparado, y todas las formas pasan por el desgaste y pulido del material.

La manera tradicional es pasar una finísima lija en la parte afectada, para después pulir con una pasta de flúor. Esto no es una tarea fácil, por lo que lo mejor es llevarlo a un profesional. Aún así, si el arañazo es muy profundo es posible que no tenga arreglo.

Pero si el arañazo está en una zona poco visible ( y no en el centro de un plano) o en un canto, puede ser relativamente sencillo aplicar un remedio casero:

Aplicar sobre un trapo, un poco de pasta de dientes con alto contenido en flúor, y frotar insistentemente la zona hasta que se vaya disimulando, ayudándonos de una superficie plana, como un taco de madera.
Debemos tener cuidado de no frotar las partes no dañadas, ya que podríamos matear una parte intacta del material.

Debemos tener en cuenta que aunque el flúor es el componente que mejor ataca al metacrilato consiguiendo un efecto pulido, nunca conseguiremos un efecto igual que el que conseguiríamos con una verdadera pasta de pulir.
El desperfecto no quedaría arreglado por completo, pero sí bastante disimulado.